Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘biblioteca’


10 años lleva la biblioteca ayudando a culturizar las mentes de los nazarenos. O eso creían los padres, engañados por sus hijos varones. Al parecer, los jóvenes con cromosoma XY asisten a la biblioteca Pedro Laín Entralgo para quedarse en el pasillo de afuera, momento que aprovechan para relacionarse, contarse las batallitas del fin de semana y ver pasar a las jacas intelectuales del Imperio, que éstas sí que entran a estudiar Medicina y Filología inglesa.

El pasillo superior es un hervidero de machos deseosos de comerse algo con el rollito de que son estudiantes y alternativos, pero la verdad es que los pobres no fornican ni empujando para atrás.

Los conserjes del edificio conocen ya por nombre y apellido a todos los asiduos a la biblioteca, ya que se pasan horas y horas dando vuelta por el edificio: “Hay un tipo grueso con gafas progresivas y barba que viene a desayunar, comer y cenar a la máquina del café y los donuts. Es uno más de La Familia.

Desde La Gaceta Nazarena pedimos a todos aquellos varones que acuden a la biblioteca que la estrenen de una vez por todas, que entren y comprueben que existe un universo para-lelos.

El pasillo inferior está okupado por enemigos del jabón, mientras que en el pasillo superior se sitúan los estudiantes que llevan 6 años en el mismo curso

Anuncios

Read Full Post »


La biblioteca de… (confiamos en la presunción de inocencia, no se dará el nombre hasta que se confirme la noticia) era lugar de reunión de los intelectos nazarenos, o eso se creía. Situada en la zona de ocio conocida como “El Llano”, el local fue durante muchos años un bar “Tropical”, hasta que la mala música que ponían llevó al traste al negocio. “La biblioteca” gozaba de carné de biblioteca oficial.

Cecilia, estudiante de 4º curso de malabares y tramoyistas declaró a nuestro periódico “sentirse indignada por el mal uso que se ha hecho de un nombre para convertirlo en un antro”. AL parecer, en la biblioteca se servían bebidas espirituosas y gaseosas y se consumían dentro de la sala, lo que lleva a pensar que se trataba de un bar clandestino, siempre con la presunción de inocencia por delante, claro.  Seguiremos informando.

La biblio-bar se encontraba así cualquier día entre semana

Read Full Post »